Benedicto xvi jesus de nazaret

download Benedicto xvi jesus de nazaret

of 141

  • date post

    21-Mar-2016
  • Category

    Documents

  • view

    217
  • download

    2

Embed Size (px)

description

FORTALECE TU FÈ

Transcript of Benedicto xvi jesus de nazaret

  • Joseph Ratzinger

    Benedicto XVI

    Jess de Nazaret

  • P a p a B e n e d i c t o X V I J e s s d e N a z a r e t

    2

    Traduccin de Carmen Bas lvarez

    La esfera de los libros

    Primera edicin: septiembre de 2007

    Ttulo original: Jess von Nazareth - Von derTaufe im Jordn bis zur Verklarung

    Librera Editrice Vaticana, Ciudad del Vaticano, 2007.

  • P a p a B e n e d i c t o X V I J e s s d e N a z a r e t

    3

    Primera parte Desde el Bautismo a la Transfiguracin ..................................................... 4

    PROLOGO .................................................................................................................. 5

    INTRODUCCIN: UNA PRIMERA MIRADA AL MISTERIO DE JESS ............. 10

    1 EL BAUTISMO DE JESS ................................................................................... 13

    2 LAS TENTACIONES DE JESS .......................................................................... 19

    3 EL EVANGELIO DEL REINO DE DIOS .............................................................. 27

    4 EL SERMN DE LA MONTAA ......................................................................... 33

    1. LAS BIENAVENTURANZAS .......................................................................... 35

    2. LA TOR DEL MESAS .................................................................................. 45

    5 LA ORACIN DEL SEOR.................................................................................. 57

    Padre nuestro, que ests en el cielo ........................................................................ 59

    Santificado sea tu nombre ...................................................................................... 62

    Venga a nosotros tu reino ....................................................................................... 63

    Hgase tu voluntad en la tierra como en el cielo ..................................................... 64

    Danos hoy nuestro pan de cada da......................................................................... 65

    Perdona nuestras ofensas, como tambin nosotros perdonamos a los que nos

    ofenden ........................................................................................................................... 67

    No nos dejes caer en la tentacin............................................................................ 69

    Y lbranos del mal .................................................................................................. 70

    6 LOS DISCPULOS ................................................................................................. 72

    7 EL MENSAJE DE LAS PARBOLAS .................................................................. 77

    1. NATURALEZA Y FINALIDAD DE LAS PARBOLAS ................................. 77

    2. TRES GRANDES RELATOS DE PARBOLAS DE LUCAS .......................... 81

    8 LAS GRANDES IMGENES DEL EVANGELIO DE JUAN ............................... 90

    1. INTRODUCCIN: LA CUESTIN JONICA ................................................ 90

    2. LAS GRANDES IMGENES DEL EVANGELIO DE JUAN ........................... 97

    9 DOS HITOS IMPORTANTES EN EL CAMINO DE JESS: LA CONFESIN

    DE PEDRO Y LA TRANSFIGURACIN ....................................................................... 116

    1. LA CONFESIN DE PEDRO ......................................................................... 116

    2. LA TRANSFIGURACIN .............................................................................. 122

    10 NOMBRES CON LOS QUE JESS SE DESIGNA A S MISMO ..................... 128

    1. EL HIJO DEL HOMBRE ................................................................................ 129

    2. EL HIJO .......................................................................................................... 134

    3. YO SOY ...................................................................................................... 137

  • P a p a B e n e d i c t o X V I J e s s d e N a z a r e t

    4

    Primera parte Desde el Bautismo a la Transfiguracin

  • P a p a B e n e d i c t o X V I J e s s d e N a z a r e t

    5

    PROLOGO

    Este libro sobre Jess, cuya primera parte se publica ahora, es fruto de un largo camino interior. En

    mis tiempos de juventudaos treinta y cuarenta haba toda una serie de obras fascinantes sobre Jess: las de Karl Adam, Romano Guardini, Franz Michel Willam, Giovanni Vapini, Daniel-Rops, por

    mencionar slo algunas. En ellas se presentaba la figura de Jess a partir de los Evangelios: cmo vivi

    en la tierra y cmo aun siendo verdaderamente hombre llev al mismo tiempo a los hombres a Dios, con el cual era uno en cuanto Hijo. As, Dios se hizo visible a travs del hombre Jess y, desde Dios, se

    pudo ver la imagen del autntico hombre.

    En los aos cincuenta comenz a cambiar la situacin, ha grieta entre el Jess histrico y el

    Cristo de la fe se hizo cada vez ms profunda; a ojos vistas se alejaban uno de otro. Vero, qu puede

    significar la fe en Jess el Cristo, en Jess Hijo del Dios vivo, si resulta que el hombre Jess era tan

    diferente de como lo presentan los evangelistas y como, partiendo de los Evangelios, lo anuncia la

    Iglesia?

    Los avances de la investigacin histrico-crtica llevaron a distinciones cada vez ms sutiles entre

    los diversos estratos de la tradicin. Detrs de stos la figura de Jess, en la que se basa la fe, era cada vez

    ms nebulosa, iba perdiendo su perfil. Al mismo tiempo, las reconstrucciones de este Jess, que haba que

    buscar a partir de las tradiciones de los evangelistas y sus fuentes, se hicieron cada vez ms contrastantes:

    desde el revolucionario antirromano que luchaba por derrocar a los poderes establecidos y, naturalmente,

    fracasa, hasta el moralista benigno que todo lo aprueba y que, incomprensiblemente, termina por causar

    su propia ruina. Quien lee una tras otra algunas de estas reconstrucciones puede comprobar enseguida que

    son ms una fotografa de sus autores y de sus propios ideales que un poner al descubierto un icono que

    se haba desdibujado. Por eso ha ido aumentando entretanto la desconfianza ante estas imgenes de Jess;

    pero tambin la figura misma de Jess se ha alejado todava ms de nosotros.

    Como resultado comn de todas estas tentativas, ha quedado la impresin de que, en cualquier caso,

    sabemos pocas cosas ciertas sobre Jess, y que ha sido slo la fe en su divinidad la que ha plasmado

    posteriormente su imagen. Entretanto, esta impresin ha calado hondamente en la conciencia general de

    la cristiandad. Semejante situacin es dramtica para la fe, pues deja incierto su autntico punto de

    referencia: la ntima amistad con Jess, de la que todo depende, corre el riesgo de moverse en el vaco.

    El exegeta catlico de habla alemana quizs ms importante de la segunda mitad del siglo XX,

    Rudolf Schnackenburg, percibi en sus ltimos aos, fuertemente impresionado, el peligro que de esta

    situacin se derivaba para la fe y, ante lo poco adecuadas que eran todas las imgenes histricas de

    Jess elaboradas mientras tanto por la exgesis, se embarc en su ltima gran obra: Die Person Jesu

    Christ im Spiegel der vier Evangelien [La persona de Jesucristo reflejada en los cuatro Evangelios]. El

    libro se pone al servicio de los creyentes a los que hoy la investigacin cientfica... hace sentirse

    inseguros, para que conserven su fe en la persona de Jesucristo como redentor y salvador del mundo (p.

    6). Al final del libro, tras toda una vida de investigacin, Schnackenburg llega a la conclusin de que

    mediante los esfuerzos de la investigacin con mtodos histrico-crticos no se logra, o se logra de modo

    insuficiente, una visin fiable de la figura histrica de Jess de Nazaret (p. 348); el esfuerzo de la

    investigacin exegtica... por identificar estas tradiciones y llevarlas a lo histricamente digno de crdito,

    nos somete a una discusin continua de la historia de las tradiciones y de la redacciones que nunca se

    acaba (p. 349).

    Las exigencias del mtodo, que l considera a la vez necesario e insuficiente, hacen que en su

    representacin de la figura de Jess haya una cierta discrepancia: Schnackenburg nos muestra la imagen

    del Cristo de los Evangelios, pero la considera formada por distintas capas de tradicin superpuestas, a

    travs de las cuales slo se puede divisar de lejos al verdadero Jess. Se presupone el fundamento

    histrico, pero ste queda rebasado en la visin de fe de los Evangelios, escribe (p. 353). Nadie duda de

    ello, pero no queda claro hasta dnde llega el fundamento histrico. Sin embargo, Schnackenburg ha

    dejado claro como dato verdaderamente histrico el punto decisivo: el ser de Jess relativo a Dios y su

  • P a p a B e n e d i c t o X V I J e s s d e N a z a r e t

    6

    unin con l (p. 353). Sin su enraizamiento en Dios, la persona de Jess resulta vaga, irreal e

    inexplicable (p. 354). ste es tambin el punto de apoyo sobre el que se basa mi libro: considera a Jess

    a partir de su comunin con el Padre. ste es el verdadero centro de su personalidad. Sin esta comunin

    no se puede entender nada y partiendo de ella l se nos hace presente tambin hoy.

    Naturalmente, en la descripcin concreta de la figura de Jess he tratado con decisin de ir ms all

    de Schnackenburg. El elemento problemtico de su definicin de la relacin entre las tradiciones y la

    historia realmente acontecida se encuentra claramente, a mi modo de ver, en la frase: Los