Democracia deliberativa en J¼rgen Habermas .deliberativa en J¼rgen Habermas* ......

Click here to load reader

download Democracia deliberativa en J¼rgen Habermas .deliberativa en J¼rgen Habermas* ... Resumen La democracia

of 26

  • date post

    11-Oct-2018
  • Category

    Documents

  • view

    214
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Democracia deliberativa en J¼rgen Habermas .deliberativa en J¼rgen Habermas* ......

  • | 301

    HCTOR DOMNGUEZPolitlogo de la Universidad Javeriana; Licenciado en Filosofa y aspirante al ttulo de Magister en Filosofa en la Universidad Pontificia Bolivariana; actualmente es Salesiano de Don Bosco. Medelln-Colombia. Correo elecrnico: z.hec@hotmail.com

    Democracia deliberativa en Jrgen

    Habermas*

    Deliberative Democracy in Jrgen Habermas

    analecta polit. | Vol. 4 | No. 5 | PP. 301-326| julio-diciembre | 2013 | ISSN: 2027-7458 | Medelln- Colombia

    * Eltextohacepartedelainvestigacinqueelautorestrealizandopara optar al ttulo de Maestra en Filosofa en la Universidad Pon-tificiaBolivariana.

    Recibido: 2 de mayo de 2013Aprobado: 27 de mayo de 2013

  • 302 | Hctor Domnguez

    Analecta poltica | Vol. 4 | No. 5 | julio-diciembre 2013

    ResumenLa democracia deliberativa, como discurso racionalizado, es una alternativa meritoria que ofrece herramientas discursivas y analticas para comprender cules son las reglas ha de seguir el Estado frente a la tarea de garantizar la inclusin del otro, as como ofrecer un canon de derechos subjetivos de accin que faciliten la participacin ciudadana. De este modo, la sociedad actual necesita la democracia deliberativa toda vez que es una apuesta por lo normativo en la que se reivindica la participacin ciudadana orientada por reglas y procedimientos comunes, en cuanto que es dependiente de procesos comu-nicativos y normativos que orientan la institucionalizacin del discurso pblico. El pre-sente artculo tiene como objetivo reconstruir los rasgos constitutivos de la democracia deliberativa de Jrgen Habermas. Reconstruccin que permitir entender la racionali-dad del modelo de Estado democrtico deliberativo, al igual que comprender el modo correcto de inclusin, en igualdad de derechos, de las diferentes formas de vida cultural.

    Palabras clave: Democracia, Filosofa poltica; participacin poltica, deliberacin, opinin pblica.

    AbstractDeliberative democracy, as a rationalized discourse, is a valuable alternative which offers discursive and analytical tools in order to understand the rules that the State should follow in the task of guarantying the inclusion of the others, as well as in offering a group of sub-jective rights of action which facilitates the participation of the citizens. Thus, nowadays society requires deliberative democracy, provided that it means supporting the normative and vindicating the participation of the citizens, which is guided on the common rules and proceedings. This paper aims to rebuilt the core aspects of deliberative democracy in Jrgen Habermas. That reconstruction will allow understand the rationality of the deliber-ative democracy state model, and also understanding the right inclusion model, in equality of right, of the several ways of cultural life.

    Key words:Democracy, political philosophy, political participation, deliberation, public opinion.

  • | 303Democracia deliberativa en Jrgen Habermas

    julio-diciembre 2013 | Vol. 4 | No. 5 | Analecta poltica

    IntroduccinLos Estados democrticos modernos presuponen ciudadanos con capacidad de comprensin de la complejidad en la que se realiza la participacin pblica, en tanto que en estos Estados se admite el espacio de lo pblico como el escenario legal para la discusin y toma de las decisiones que afectan a los involucrados. Prueba de tal complejidad son los diversos sistemas sociales que hacen posible el mundo de la vida, tales como: el econmico, el poltico, el cultural, el religioso, el simblico y el lingstico, en los que se encuentran atrapados los ciudadanos. Frente a este complejo panorama, cargado de contradicciones en su interior, la democracia deliberativa de Habermas emerge como la respuesta ms loable para afrontar los desafos del Estados democrticos modernos, asediados, por un lado, desde su interior por el multiculturalismo expresado en la fuerza que en la actua-lidad han tomado los grupos sociales y las identidades tnicas, religiosas y sexuales que reclaman para s el reconocimiento de derechos especiales y la garanta de ciudadana en igualdad de condiciones legales; y, por otro lado, por el cuadro de transformaciones del Estado moderno sitiado desde el exterior en su integridad por la globalizacin. De este modo, la democracia deliberativa es una forma pol-tica que aspira a convertirse en modelo normativo de la poltica contempornea, es decir, prescribir la poltica que conviene, segn Habermas, a la tarda moder-nidad que no renuncia a la construccin racional del mundo humano de manera autnoma, reflexiva y secular en medio de la crisis del Estado nacional de derecho y de la formacin de una sociedad global. As, la democracia deliberativa surge, en definitiva, como superacin de la estrechez de los planteamientos liberales y republicanos. Sin embargo, adems de lo comunicativo, procedimental y norma-tivo, que supone la democracia deliberativa, existen otros elementos conceptuales importantes en esta teora como, por ejemplo, la ciudadana, la opinin pblica, la participacin poltica y el derecho. Conceptos que en el desarrollo de este tra-bajo se irn desarrollando.

    En este texto, en el primer captulo, se presentan los presupuestos tico-pol-ticos de la democracia deliberativa: ciudadana, opinin pblica y participacin. Presupuestos que constituyen los sedimentos normativos del actuar humano y que son imprescindibles para lograr la participacin y deliberacin pblica en contextos regulados y orientados por el derecho. En el segundo, se alude a la re-lacin existente entre el proceso poltico y el derecho como regulador social, esto es, se reconstruyen las ideas que hacen posible comprender que el derecho (como regulador e integrador social) posibilita los asuntos comunicativos y discursivos en el espacio pblico en pie de igualdad legal.

  • 304 | Hctor Domnguez

    Analecta poltica | Vol. 4 | No. 5 | julio-diciembre 2013

    Presupuestos tico-polticos de la democracia deliberativa

    Habermas ha pensado y escrito su teora de la democracia deliberativa con el cuadro de transformaciones del Estado moderno, asediado desde el exterior en su integridad (globalizacin) y desde el interior en su propia unidad (multicul-turalismo). Este doble asedio es el que ha rehabilitado el debate ideolgico entre los defensores de una fundamentacin del Estado de acuerdo con los principios de la teora liberal clsica y los promotores de una fundamentacin del orden socio-poltico segn los presupuestos de las teoras republicanas. Debate, en gran medida, centrado en argumentaciones que giran en torno a temas afines con los alcances de la libertad y de la ciudadana, la nocin del poder constituyente, la funcin del derecho y de la constitucin, y la participacin poltica ciudadana (Segovia, 2008, p. 15). Los problemas que enfrenta el Estado moderno en las sociedades, expuestas a la globalizacin y a la pluralidad cultural, han conducido a una discusin respecto al modo de justificar los presupuestos normativos que legitiman el Estado en sentido democrtico e incluyente de la diversidad.

    En consonancia con tal horizonte de discusin y de legitimacin del proceso poltico en sentido democrtico y deliberativo, en el presente artculo se propo-nen reconstruir los principales presupuestos tico-polticos que subyacen en la democracia deliberativa de Habermas para desentraar algunos elementos cons-titutivos que, de acuerdo con Habermas, no deben dejarse de lado a la hora de hablar de democracia en trminos deliberativos y pluralistas. Esos elementos a los que Habermas se refiere son: 1) ciudadana y opinin pblica, 2) esfera pblica, 3) participacin y 4) deliberacin pblica.

    Ciudadana y opinin pblicaEl anlisis realizado por Arthur Benz, que le permiti comprender el compor-tamiento del ciudadano individual respecto al Estado, plantea dos mbitos de discusin. El primero refiere a la idea de que los ciudadanos son los verdaderos titulares del poder democrtico del Estado, puesto que la democracia slo puede funcionar cuando un nmero suficiente de ciudadanos se muestra dispuesto para participar activamente en las decisiones y de formacin de la voluntad, lo cual lleva a los ciudadanos a renunciar a las persecuciones nicas y exclusivas de sus intereses de modo egosta si se quieren lograr decisiones colectivas. El segundo, comprende la idea de que los ciudadanos tienen que aceptar las decisiones del Estado, incluso si stas son diametralmente opuestas a sus intereses personales;

  • | 305Democracia deliberativa en Jrgen Habermas

    julio-diciembre 2013 | Vol. 4 | No. 5 | Analecta poltica

    aceptar el pago de tributos, sin recibir por ello contraprestaciones directas, cum-plir las leyes y actos administrativos aunque restrinjan sus libertades. En determi-nadas circunstancias tienen que prestar servicio militar, asumiendo el evento de arriesgar su vida en beneficio del Estado (2010, p. 242).

    A partir de estos elementos constitutivos del Estado moderno, Benz hace el estado del arte de la evolucin que ha tenido el concepto de ciudadana. Segn este autor, hasta el siglo XVIII el Estado y la sociedad eran elementos de un orden unitario y organizado jerrquicamente; la relacin entre individuos y Estado se regulaba como una relacin entre el sbdito y la autoridad, esto es, la ciudada-na nace de un compromiso recproco entre sbdito y soberano que, a cambio de lealtad y obediencia, garantiza justicia al primero, adems, consejo, ayuda y aliento. La democratizacin del Estado, iniciada con las revoluciones americana y francesa, y el desarrollo de la sociedad civil tras la revolucin industrial, con-dujeron a una diferenciacin de los papeles asumidos por los actores individuales en el Estado y en la sociedad (2010, p. 244). Desde el punto de vista normativo, el concepto de ciudadano ha tenido una larga historia que Benz la sintetiza de la siguiente manera: la distincin entre Bourgeois (burgus) y Citoyen (ciudadano) es ace