El föhn milagroso en Baviera de enero de 1704.pdf

Click here to load reader

  • date post

    16-Jan-2016
  • Category

    Documents

  • view

    216
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of El föhn milagroso en Baviera de enero de 1704.pdf

  • El fhn milagroso en Baviera de enero de 1704

    Autores: Klaus P. Hoinka 1, Arnold Taffener 1 y

    Leo Weber 2

    1. Institut fr Physik der Atmosphre, DLR, Wessling, Alemania 2. Philosophisch-Theologische Hochschule der Salesianer Don Boscos,

    Benediktbeuern, Alemania Traducido al espaol por Francisco Martn Len, meteorlogo

    Palabras clave: fhn, milagro, nieve, hielo, tradicin, monasterio, viento, Alpes.

    Las observaciones sistemticas del tiempo comenzaron en serio en el siglo XIX cuando se establecieron los primeros Servicios Meteorolgicos Nacionales. Antes del establecimiento de estas instituciones, haba un inters significativo en la observacin del tiempo de individuos tales como sacerdotes, escritores y artistas. Estas observaciones fueron realizadas a veces de forma poco metdica pero hay acontecimientos histricos conocidos del tiempo que estn razonablemente bien documentados por la localizacin, la fecha, la intensidad e incluso la evolucin diaria. Un ejemplo es el viento fhn del sur, uno de los fenmenos dominantes del tiempo en Baviera, Alemania meridional.

    Artculo de abril de 2009. Recuperado en agosto de 2013

    Un acontecimiento particular ocurri el 28 de enero de 1704, documentado por Carolus Meichelbeck (1669-1734), un monje del monasterio Benediktbeuern. l inform que este fhn derriti rpidamente los pantanos congelados que rodeaban el monasterio y salv al monasterio de ser arrasado por las tropas tirolesas durante la Guerra Espaola de Sucesin. Esta fusin fue tan impresionante que el cronista elogi este salvamento del monasterio como una maravilla divina, el supuesto milagro de Anastasia o milagro del lago Kochel. En lo que sigue determinaremos si las condiciones meteorolgicas realistas durante este acontecimiento de fhn permitiran la fusin intensa y rpida del agua en los pantanos helados.

    Marco topogrfico

    La caracterstica principal de un viento intenso fhn es su rafagosidad asociada a un aumento significativo en la temperatura prxima a la superficie. Meichelbeck (1710) inform que el fhn del 28 de enero de 1704 derriti dramticamente los pantanos congelados muy cerca a la lnea de fondo alpina alrededor de 60 kilmetros del sur de Munich (figura 1). Los valles de los ros Loisach e Isar se abren hacia los llanos bvaros. El monasterio de Benediktbeuern (MB en el figura 1) (Caja 1) est situado cerca de la lnea

  • de fondo alpina. Entre el lago Kochel y el lago Walchen (LK y LW en el figura 1) al sur del monasterio, hay una brecha en la montaa, con las cumbres prximas a la montaa alcanzando en sus simas los 1400 m. La figura 2 muestra una vista de verano desde el norte hacia el monasterio con la brecha y las montaas circundantes. Es bien sabido que las brechas o vaguadas de las montaas realzan e intensifican los fuertes vientos de ladera, por ejemplo, el chinook de Colorado (Brinkmann, 1974). Una pequea colina (H) indica el observatorio de la montaa Hohenpeissenberg (989 m), famoso por su serie de observaciones meteorolgicas que comienzan alrededor 1789, la ms larga a nivel mundial.

  • Figura 1. Mapa del sur de Baviera y partes del Tirol, mostrando los ros Isar y Loisach y las siguientes localizaciones: Garmisch-Partenkirchen (G), Ohlstadt (O), Hohenpeissenberg (H), Scharnitz (S). Monasterio de Benediktbeuern (MB),

  • Lago Ammer (LA), lago Stanberg (LS), Lago Kochel (LK), Lago Walchen(LW). El rectngulo delimitado por una lnea roja indica el rea mostrada en la figura 3. La escala es 1:100.000 (Elevation data Geological Survey)

    Por siglos el monasterio estuvo rodeado por pantanos con las pequeas charcas y aldeas encajadas en el pantano. Estas reas hmedas obstaculizaron la llegada rpida de invasores proporcionando una defensa natural. La figura 3 muestra la situacin topogrfica al principio del siglo XIX (Schleich, 1807). Las palabras alemanas Moos y Filtz, que aparecen en el mapa, representan musgo y pantano, respectivamente. El monasterio est rodeado por las montaas ( al este), y por reas ampliadas de pantanos ( al oeste) a ambos lados del ro Loisach. Al sur haba un pequeo camino a travs del paso entre el lago Kochel y el lago Walchen de los cuales Meichelbeck (1710) dijo que era tan estrecho que era imposible que dos vehculos de la poca pudieran pasar de lado a lado. Al final del siglo XIX el nivel del agua del lago Kochel fue bajando en ms de 2m. El rea entera del pantano de alrededor del monasterio est cubierta hoy por una red de pequeos canales de drenaje, casi todas las charcas del pantano han desaparecido y el rea anterior del pantano es ahora en un terreno slido.

    Figura 2. Vista veraniega desde el norte hacia el Monasterio de Benediktbeuern en frente el paso montaoso entre el lago Walchen y el lago Kochel. ( Arnold Tafferner)

    Recuadro 1

    El fhn milagroso - Baviera 1704. Monasterio Benediktbeuern.

    El monasterio, fundado a principios del siglo VIII, es uno de los monasterios ms importantes situados en el borde norte alpino. El monje ms famoso y conocido de este monasterio, Carolus Meichelbeck (1669-1734), como padre de la ciencia bvara de la historia. l trabaj en la Biblioteca del monasterio que contuvo cerca de 30.000 libros.

  • Entre ellos estaba el documento original del conocido Carmina Burana, una coleccin de poemas, de canciones y de textos de los siglos XI, XII y XIII originado de Carinthia. Adems de San Benedicto, Santa Anastasia es tambin santa del monasterio. El abad del monasterio oblig a construir una nueva capilla (1750-1753) en honor de la santa por su ayuda al salvar el monasterio de ser liberada del pillaje durante la Guerra Espaola de Sucesin. La capilla es uno de los ejemplos ms perfectos de la arquitectura del estilo Rococ en la alta Baviera. Est hoy abierta al pblico. Para una descripcin extendida de la historia del monasterio vea a Weber (1991).

    Antecedentes histricos

    Desde el principio de la Guerra Espaola de la Sucesin (1701-1714), Baviera y el Tirol sirvieron de zonas de espera importantes para las fuerzas imperiales. En octubre de 1702, Max Emanuel, elector de Baviera, declar la separacin del Tirol de Baviera (originada a partir de 1363) invlida y anunciada su intencin de recuperarla para Baviera. A principios de 1703, las tropas bvaras entraron en el Tirol y tomaron Innsbruck. Tuvo que hacer frente a una sublevacin masiva del pueblo tirols en la defensa de su patria, Max Emanuel y su ejrcito de regulares haban sufrido una derrota humillante por un un pueblo mal preparado pero altamente motivado en el plazo de ocho semanas en el verano 1703. Despus del final poco glorioso de la aventura tirolesa de Max Emanuel en el otoo de ese ao, los tiroleses consideraron tomar su venganza contra Baviera.

    Figura 3. Mapa del rea de Loisach (Schleich, 1807). La distancia a lo largo del mapa de norte a sur es de 10 km ( Bayerische Staatsbibliothek, Munich.)

    Los tiroleses demandaron la reparacin al Prior del monasterio, entre otros, amenazando con conquistar y quemar el monasterio. El Prior rechaz pagar porque l se senta inocente de la poltica de Max Emanuel. Una posible campaa de venganza ocurri en enero de 1704 cuando los lagos y los ros estaban congelados intensamente en el rea alpina del norte debido a las temperaturas muy bajas del invierno. Las tropas tirolesas, el paisanaje y los fusileros tiroleses de montaa (Gebirgs-Schtzen: en Baviera y Tirol una tropa no militar de fusileros voluntarios), fueron colocados en la fortaleza de la frontera de Scharnitz (S en el figura 1) vieron una ocasin muy prometedora de atacar Baviera y de hacer pillaje en el monasterio.

    La topografa ofrece tres opciones para una aproximacin militar desde el Tirol hacia el monasterio (figura 1): Primero, invadir Baviera a lo largo del valle de Isar; en segundo

  • lugar movindose a travs de la brecha o paso de la montaa entre el lago Walchen y el lago Kochel; y en tercer lugar siguiendo el valle de Loisach y pasando la aldea de Groweil (figura 3). La primera opcin proporcionaba una aproximacin demasiado larga. El camino a travs del boquete, construido en 1492, contena gradientes escarpados de hasta un 25% que se poda cruzar solamente con la ayuda de un equipo adicional de caballos y este paso poda ser defendido fcilmente. Por lo tanto, la manera ms fcil de llegar al monasterio era la ruta a lo largo del valle de Loisach. La nica desventaja era el rea del pantano entre Schlehdorf y Benediktbeuern (figura 3) porque en este tiempo una conexin del camino directo no exista. Pero el mes de enero de 1704 fue un mes muy fro con las superficies suficientemente congeladas. Al final del siglo XVII, en el perodo conocido como la Pequea Edad de Hielo, la cada ms fuerte de la temperatura fue de alrededor 2 C debajo del promedio del inicio del siglo XX (1901-1960) y ocurrieron entre 1680 y 1700 (Pfister, 1992). Despus de este perodo, segui habiendo temperaturas por debajo de normal; por ejemplo, en Suiza la temperatura media de enero de 1704 era cerca de 1 C ms baja que lo normal.

    28 de enero de 1704

    En las primeras horas del 28 de enero de 1704, 2000 jinetes y soldados tiloreses salieron de Scharnitz (S, figura 1) (Meichelbeck, 1710). Se desplazaron a Garmisch y entonces a lo largo del valle del ro loisach, pasando por Ohlstadt hacia Groweil cerca del lago Kochel. Siguiendo un plan secreto, utilizaron los caminos secundarios para mantener el secreto del acercamiento. Sin embargo, pasando a travs de pequeas aldeas, la armada fue descubierta por los residentes y fue divulgada la noticia al monasterio por los refugiados. Despus de alcanzar la aldea de Groweil (figura 3) el ejrcito tirols plane moverse a lo largo de una lnea recta sobre los pantanos congelados y del ro Loisach hacia el monasterio. Esta lnea de avance coincide aproximadamente (1712) con el canal construido posteriormente (figura 3; Canal Zur Flofahrth). Se esperaba la llegada al monasterio por la tarde.

    Meichelbeck (1710) precis que el lago Kochel estaba tan intensamente congelado que los carros de carga pesada y 1000 hombres habran podido moverse fcilmente hacia Benediktbeuern. Cuando llegaron los primeros avisos del avance de las tropas, las autoridades del monasterio no lo creyeron. Pero finalmente estos avisos fueron reconocidos cuando el nmero de refugiados creca dramticamente y cuando fue conocido que las tropas haban alcanzado Ohlstadt. Ya que era demasiado tarde para organizar una defensa eficaz del monasterio, su salvacin fue confiada a Dios. El da prximo, el 29 de enero, era el da del festival en honor de Santa Anastasia. Tradicionalmente una vsperas litrgicas para Anastasia se celebran tradicionalmente en la tarde precedente. Adems de la preocupacin del peligro se relacion con el acercamiento de tropas tirolesas, los monjes estaban ansiosos por no poder satisfacer este deber. Al medioda comenzaron a rogar a Anastasia para pedir su ayuda ante esta situacin peligrosa.

    Meichelbeck (1710) inform que a las 1400 h cuando las tropas tirolesas estaban cerca, a una hora de los pantanos congelados, un viento muy clido apareci. Despus de tres a cuatro horas, los pantanos congelados dieron la vuelta de su color blanco al negro, indicando que eran infranqueables para los caballos. Tan pronto como las tropas alcanzaron las reas de los pantanos reconocieron que era imposible cruzar estas superficies fundidas ya que los caballos y los hombres rompieron las superficies de hielo. Meichelbeck mencion tambin que el viento era persistentemente clido.

    El fhn y la fusin del hielo

  • El efecto del calentamiento relacionado con fhn y la repentina fusin de los pantanos congelados debe haber sido tan impresionante que para Meichelbeck (1710) la nica explicacin fue que era un milagro. Aqu se muestra un clculo aproximado para evaluar el efecto de la fusin, considerando los lmites temporales y la intensidad informado por Meichelbeck (1710).

    Al principio, el espesor de la capa de hielo mnima se determina para soportar el peso de un caballo con un hombre, que es de cerca de 700 kilogramos. El grueso mnimo de la capa de hielo con la fuerza de sustentacin puede ser aproximado empricamente como (Kerr, 1996):

    hmin = (P n A?1)0.5

    con la constante A=0.01 y el factor n que describe la calidad del hielo que se extiende entre 1.0 (hielo slido de invierno) y 4.8 (hielo de primavera). Con la fuerza de sustentacin P en toneladas, el hmin se da en cm. Para un jinete de peso medio hmin se tiene espesores de entre 10 y 20 cm sobre los lagos.

    La base del modelo de la produccin de aguanieve consiste en un enfoque de balances energticos (Escher-Vetter, 2000). Este modelo libera la energa disponible del derretimiento como la suma del balance de radiacin de onda corta y de onda larga, as como flujos de calor sensible y latente. Bajo condiciones normales, la mayor parte de la energa usada para la fusin es suministrada por la radiacin, seguida por el flujo de calor sensible y solamente una fraccin de menor importancia se deriva de calor latente. El intercambio turbulento de calor puede ser muy significativo, especialmente en el invierno cuando el sol est bajo. Por razones de simplicidad, solamente el flujo de calor sensible se evala sin considerar la sublimacin del hielo o de la evaporacin del agua derretida. El flujo de calor sensible S es calculado por un enfoque simple S =? ? (T s ? T ?), donde (T s ? T ?) es la diferencia de la superficie/de temperatura del aire. El coeficiente de transferencia trmica ? se aproxima por ? = el 5.7???. Con el viento horizontal u en m s?1, ? resulta en Wm?2 K?1.

    La tasa de fusin equivalente del agua Mw indica el cambio total el tiempo de la masa de hielo, calculado por:

    Mw = S (? w r) ?1

    Con la densidad del agua ?w , el calor de fusin r (3.35 x 105 Jkg?1) y S en Wm?2, Mw es dado en m s?1.

    Mw es equivalente a 0.9 M e , donde el ultimo trmino representa el equivalente en hielo. La figura 4 muestra la nieve fundida como funcin de la diferencia de temperatura por las velocidades del viento en la superficie.

  • Figura 4. Nieve que derrite en funcin de diferencia entre el suelo y temperatura del aire (T a ? T s ) para diversas velocidades del viento superficial en m s?1.

    Segn Meichelbeck (1710), el viento fhn comenz al medioda y sobre tres a cuatro horas ms tarde la solidez de la superficie congelada del pantano era demasiado dbil para soportar a un jinete. El inicio del fhn se asocia a una subida repentina de la temperatura. Brinkmann (1974) precis que los aumentos mximos son en promedio de 10 C para las montaas europeas y 15 C para las Montaas Rocosas, aunque casos extremos que exceden los 20 C se han registrados. Las velocidades de la rfaga de 45 m s?1 no son infrecuentes en estos vientos intensos (Julianos y Julian, 1969). Si se asume que un viento de 35 m s?1 y de una diferencia de temperatura (T a ? T s ) de 20 C llegamos a un ndice de derretimiento del hielo de cerca de 8.5 mm h?1. As una capa slida de hielo del lago sera reducida en 2.5 cm en el plazo de 3 horas.

    Uno tiene que tener presente que la solidez del hielo del lago y de una superficie congelada de los pantanos es absolutamente diferente porque en ltima instancia consiste en una mezcla congelada de hierba, de pequeas plantas, de suelo y de agua. Esta mezcla necesita menos energa para derretir las partes heladas del suelo antes de perder su fuerza de sustentacin. Un flujo de calor de cierta magnitud derretir una capa mucho ms profunda de pantano congelado que del hielo del lago. Suponiendo una fusin de la capa del pantano que sea dos veces tan eficaz comparndola al hielo del lago, llegamos una estimacin de cerca de 5 cm en el plazo de 3 horas. La reduccin del espesor evaluada no es muy dramtica pero suficiente para cambiar una superficie helada y llevarla desde su capacidad de soporte a no soporte.

    Meichelbeck pudo haber dramatizado la intensidad del acontecimiento acortando el perodo del impacto para aumentar la importancia del milagro. Aumentando el perodo hasta 6 horas entre el inicio del fhn y el reconocimiento de la capacidad de no soporte, los valores antedichos aumentan a 10 cm para un pantano congelado. Esta estimacin, siendo del mismo orden que la fuerza de sustentacin mnima, sugiere que la transicin de la capacidad de no soporte de la superficie congelada del pantano es muy probable que este dentro del corto perodo de tiempo. Ya que las condiciones meteorolgicas necesarias no estn ms all de su rango comn, no hay ninguna evidencia de que ocurri un milagro.

  • Se sugiere que el fhn del 28 de enero de 1704 fue un acontecimiento extraordinario y que Meichelbeck lo ha documentado correctamente en el tiempo. Sin embargo, debemos admitir que una explicacin natural no imposibilita siempre una preternatural.

    Pintura artstica del acontecimiento del fhn

    Desde un punto de vista meteorolgico es interesante mirar una pintura artstica de este fhn excepcional. La figura 5 muestra una pintura de Lucas Zais que describe el milagro del fhn del 28 de enero de 1704. En una visin area desde el norte se muestra el monasterio y la brecha de la montaa entre el lago Walchen y el lago Kochel, hasta cierto punto similar a la fotografa de la figura 2. Una capa oscura de nubes cubre la zona de los Alpes, incluyendo al monasterio. Sobre el boquete de la montaa un cielo brillante de fhn bosqueja el contorno del paso claramente, ilumina los picos de la montaa situados detrs del boquete, y vierte cierta luz en el monasterio.

    Esta es una visin tpica desde el norte hacia las montaas en condiciones de fhn. El efecto depende de la fuerza del fhn y de las condiciones atmosfricas tridimensionales tales como humedad, viento y temperatura. El efecto ptico se puede localmente limitar como en la pintura o de un encom ms grande del grado que pasa las montaas norteas enteras. Un ejemplo se ve en la figura 6 donde la visin desde Munich se muestra durante el acontecimiento del fuerte fhn del 8 de noviembre de 1982, el llamado fhn del siglo (Hoinka, 1985). La foto muestra claramente el vaco de nubes sobre la barrera alpina con una indicacin dbil de pared del fhn (es decir, el borde de sotavento casi vertical de la nube orogrfica que ocurre sobre las cuestas y las cumbres de barlovento de las tierras altas). Las nubes lenticulares sobre la tierra alpina indican ondas de montaa del lado de sotavento.

  • Figura 5. El milagro de Anastasia pintado por Lucas Zais alrededor de 1720. El tamao de la imagen es de 1.3 m x 0.9 m. ( Monasterio de Benediktbeuern)

    En la pintura mostrada en la figura 5, Santa Anastasia se asoma sobre el monasterio rodeada por ngeles. A la izquierda de su cabeza aparece una rama ardiente que se cambia en una guirnalda de laurel. Esto describe simblicamente que Dios tom el calor del fuego que quem a la santa, proporcionando este calor a Anastasia en la forma del aire clido del fhn. Esto permiti a Anastasia salvar el monasterio en nombre de Dios y a ser victoriosa sobre el ejrcito del Tirol. El estado y la calidad de la pintura no permiten la identificacin clara de ms detalles. Sin embargo, la figura 7 muestra un grabado de cobre (por Lucas Zais) que exhibe exactamente la misma representacin ilustrada. Obviamente, el efecto del fhn de aclarar el cielo sobre las montanas es un ms dbil debido a este ser un grabado de cobre.

  • Figura 6. Vista hacia los Alpes desde Munich durante el fhn del 8 de noviembre de 1982.

    La figura 8 muestra una ampliacin de la parte de la figura 7. Embebido en el rayo de la misericordia se lee la frase en latn non timebit domui suae (ella no est preocupada por su casa) (Biblia: Proverbios 31:21) que indica el efecto de la proteccin de la splica de Anastasia. La fusin repentina del pantano congelado debido al fhn debe haber sido tan impresionante que, despus del informe de Meichelbeck (1710), las tropas tirolesas se haban aterrorizado de esta maravilla, de un presagio o de muestra que Dios y Santa Anastasia estaban del lado del monasterio. En el lado izquierdo un destello zigzagueante e incluso la lluvia pueden sealar a los jinetes tiroleses en su huida, indicando simblicamente el castigo de Dios. En lado izquierdo y derecho se ven casas quemadas por las tropas tirolesas que muestran el pillaje en varias aldeas a lo largo de la ruta de escape. Es interesante observar que el humo sale de las casas hacia el lado izquierdo del grabado. En lo referente a la opinin area de la montaa, esto indica un flujo del Este. Sin embargo, el fhn del sur sopla desde las montaas hacia el observador. Esto sugiere que, aqu, los detalles realistas y los cuadros solitarios estn pintados de una manera poco realista.

  • Figura 7. Grabado en cobre del milagro de Anastasia por Lucas Zais alrededor de 1720 ( Monasterio de Benediktbeuern)

    Observaciones finales

    En las regiones montaosas, los vientos fuertes descendentes de ladera tienen un considerable impacto social. Por ejemplo, tres situaciones severas de chinook citadas por Brinkmann (1974) causaron daos materiales estimados del orden de $5 millones, daado a cincuenta personas y dejando dos muertos. Las rfagas fuertes de chinooks han volcado caravanas, camiones, aviones y casas sin cimientos, soplando intensamente como para impedir trfico (Julian y Julian, 1969). Los efectos similares se han observado para casos de fhn intenso en los Alpes. Un fhn excepcional ocurri en 1846 en que los fuertes vientos y las temperaturas altas iniciaron una conflagracin en Schlehdorf (cuadro 3) quemando la aldea entera. Un impacto social dbil es conocido tambin ya que algunas personas sufren de dolores de cabeza durante fhn en Baviera. Pero un impacto muy diferente se pone de manifiesto con el fhn histrico de 1704 que previno el pillaje del monasterio en Benediktbeuern.

  • Figura 8. Parte ampliada de la figura 7 (ver texto para detalle).

    Los pases catlicos europeos muestran una riqueza de maravillas a travs de los siglos, aunque los `milagros meteorolgicos, tal como el de Anastasia son raros. Sin embargo, otro ejemplo bvaro curioso es el milagro de la niebla donde las splicas y los rezos medievales a Maria del obispo Lantpert evitaron que la catedral de Freising (norte de Munich) fuera devastada por las tropas invasoras hngaras en el siglo X. La leyenda dice que la catedral situada encima de una colina fue rodeada por una niebla densa y las tropas la perdieron debido a la pobre visibilidad.

    Hasta el final del siglo XVIII, muy poco era conocido sobre la naturaleza y la situacin del lmite entre las causas naturales y sobrenaturales. La invencin del barmetro y del termmetro marca el amanecer del estudio de la fsica atmosfrica. El nacimiento de la meteorologa cientfica vino con la publicacin del documento de Halley sobre los vientos alisios (1688), la formulacin de la ley de Hooke (1703) y de la ley de Gay-Lussac (1702).

    Esta nueva ciencia cambi la importancia de las maravillas, prodigios y milagros. Si los cometas no aterrorizaban ms, si lo extrao y los hechos fascinados no perduraron ms, esto se debi al amanecer de la nueva ciencia y de su acercamiento objetivo y racional al estudio de la naturaleza, sacando mucha de los prodigios a la observacin del mundo fsico (Daston y Park, 1998). La central a lo nuevo, el significado de lo secular de la Ilustracin como estado de nimo era el rechazamiento de lo maravilloso. Sin embargo, ni lo racional ni la ciencia ni incluso la secularizacin enterraron las maravillas porque podran y a veces entretuvieron y aterrorizaron tan bien como induzca el temor. Sin embargo, en el interior profundo, todava anhelamos las maravillas que se esperan por lo raro y extraordinario para sorprender nuestras almas.

    Agradecimientos

    Damos las gracias a Heide Escher-Vetter (Bayerische Akademie der Wissenschaften, Munich) por sus discusiones sobre la fusin de los glaciares con nosotros; y a Martin Hagen y Winfried Beer (ambos del DLR) por ayudarnos a generar las figuras 1 y 3.

    Referencias

  • Brinkmann WAT. 1974. Strong downslope winds at Boulder, Colorado. Mon. Wea. Rev. 102: 592602. Daston L, Park K. 1998. Wonders and the orden of nature. Zone Books: New York. Escher-Vetter H. 2000. Modelling melt water production with a distributed energy balance method and runoff using a linear reservoir approach results from Vernagtferner, Oetztal Alps, for the ablation seasons 1992 to 1995. Zeitschr. f. Gletscherkunde und Glazialgeologie, 36: 119150. Hoinka KP. 1985. Observation of the airflow over the Alps during a foehn event. Q. J. R. Meteorol. Soc. 111: 199224. Julian LT, Julian PR. 1969. Boulders winds. Weatherwise 22: 108112. Kerr AD. 1996. Bearing capacity of floating ice covers subjected to static, moving, and oscillatory loads. Appl. Mech. Rev. 49: 463476. Meichelbeck C. 1710. Leben, Leyden, Todt, bersetzung und gnadenreiche Gutthtigkeit der groen heiligen Anastasia. Mnchen. Pfister C. 1992. Monthly temperature and precipitation in central Europe from 1725 1979: Quantifying documentary evidence on weather and its effects, in Climate since A.D. 1500. Bradley RS, Jones PD (eds). Routledge: London; 118142. Schleich C. 1807. Loisach-Flu, von der Tirolischen Grnze bis in die Isar unterhalb dem Markte Wolfratshausen, in: Hydrographische Karte. Von Riedl A, von Baiern S (eds). Lentnerische Buchhandlung: Mnchen. Weber L. 1991. Zur Geschichte des Klosters Benediktbeuern, in Catalogue of the Exhibition in the Monastery Benediktbeuern Oktober 1991. Kirmaier J, Treml M (eds). Verffentlichung zur Bayerischen Geschichte und Kultur No. 21/91. Mnchen.

    Correspondencia con el autor: Klaus P. Hoinka, Institut fr Physik der Atmosphre, DLR, Postfach 1116, D-82230 Weling, Germany. Email: klaus.hoinka(at)dlr.de

    NOTA. Este artculo apareci en la Revista Weather de la ROYAL METEOROLOGICAL SOCIETY en su nmero No. 64, 2009 (p.9-14). La RAM ha obtenido su permiso, como la de los autores para su reproduccin y traduccin al espaol.

    The miraculous fhn in Bavaria of January 1704 (p 9-14) Klaus P. Hoinka, Arnold Tafferner, Leo Weber. Published Online: Dec 29 2008 9:02AM

    Royal Meteorological Society, 2009