EL CONCEPTO DE LO POLITICO SCHMITT EL CONCEPTO DE LO POLITICO TEXTO DE 1932 CON UN PRLOGO Y TRES...

download EL CONCEPTO DE LO POLITICO  SCHMITT EL CONCEPTO DE LO POLITICO TEXTO DE 1932 CON UN PRLOGO Y TRES COROLARIOS Versin de Rafael Agapito Alianza Editorial

of 147

  • date post

    01-May-2018
  • Category

    Documents

  • view

    215
  • download

    2

Embed Size (px)

Transcript of EL CONCEPTO DE LO POLITICO SCHMITT EL CONCEPTO DE LO POLITICO TEXTO DE 1932 CON UN PRLOGO Y TRES...

  • CARL SCHMITT

    EL CONCEPTO DELO POLITICO

    TEXTO DE 1932CON UN PRLOGO

    Y TRES COROLARIOS

    Versin de

    Rafael Agapito

    Alianza Editorial

  • Ttulo original:Der Begriff des Politischen.

    Text von 1932 mit einem Vorwort und drei Corollarien

    Primera edicin en "Alianza Universidad": 1991Primera edicin en "Ensayo": 1998

    Segunda reimpresin: 2002

    Reservados todos los derechos. El contenido de esta obra est protegido porla Ley, que establece penas de prisin y/o multas, adems de las correspon-dientes indemnizaciones por daos y perjuicios, para quienes reprodujeren,plagiaren, distribuyeren o comunicaren pblicamente, en todo o en parte,una obra literaria, artstica o cientfica, o su transformacin, interpretacino ejecucin artstica fijada en cualquier tipo de soporte o comunicada a tra-

    vs de cualquier medio, sin la preceptiva autorizacin.

    1987 Duncker & Humbolt GmbH, Berlin 41C Ed. cast.: Alianza Editorial, S. A., Madrid, 1991, 1998, 1999, 2002

    C/ Juan Ignacio Luca de Tena, 15; telf 91 393 88 88; 28027 Madridwww.alianzaeditorial.esISBN: 84-206-2920-0

    Depsito legal: M. 19.322-2002I mpreso en Lavel, S. A. Pol. Ind. Los LlanosC/ Gran Canaria, 12. Humanes (Madrid)

    Printed in Spain

    http://www.alianzaeditorial.eshttp://www.alianzaeditorial.eshttp://S.A.Pol.Ind.Loshttp://S.A.Pol.Ind.Loshttp://S.A.Pol.Ind.Los

  • INDICE

    Introduccin, por Rafael Agapito

    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ,

    11PRLOGO ............................................. 39

    Intento de respuesta

    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

    42

    Prosecucin de la respuesta

    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

    46

    EL CONCEPTO DE LO POLTICO (Texto de 1932)

    . . . . . . . . . . . . . .

    49

    LA ERA DE LAS NEUTRALIZACIONES Y DE LAS DESPOLITIZACIONES.

    107

    1. Los desplazamientos del centro de gravedad y su se-

    cuencia ......................................... 1092. Las etapas de la neutralizacin y despolitizacin ........

    115

    EPLOGO A LA EDICIN DE 1932

    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

    123

    Corolario I. Resumen de los diversos significados y funciones del

    concepto de la neutralidad poltica interna del Estado (1931).

    125

    Corolario 11. Sobre la relacin entre los conceptos de guerra y ene-

    migo (1938) ........................................

    131

    Corolario 111. Sobre las posibilidades y elementos no estatales del

    Derecho internacional

    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .....

    141Referencias ............................................ 145

  • En recuerdo de mi amigoAugust Schaetz,

    de Mnchen, cado el 28 de agosto de 1917en el asalto a Moncelul

  • INTRODUCCIN

    Agudeza y miseria de la reflexin sobre la poltica

    La presente edicin de esta pequea obra de C. Schmitt, en suversin de 1932 y con los aadidos de una conferencia pronunciadaen Barcelona en 1929 sobre la era de las neutralizaciones, y de unospenosos Corolarios, no resulta difcil de justificar. El ambivalentepensamiento de Schmitt fascina por la radicalidad terica y la agu-deza de sus anlisis, y suscita al mismo tiempo un justificado temordebido al reduccionismo que para la teora y el Derecho constitu-cionales pueden implicar sus propuestas de solucin. Ello noimpide que se le deba considerar como a un clsico y que, como tal,pueda servir de estmulo para la reflexin sobre lo poltico en nues-tro contexto histrico y constitucional. Tal reflexin es siempre ne-cesaria, pues constituye el nico medio de actualizar las exigenciasconstitucionales de uno de los componentes bsicos de la Constitu-cin, la dimensin poltico-democrtica. En comparacin con elotro componente bsico, el jurdico o garantista, la dimensin pol-tica aparece como ms frgil, ms expuesta a simplificaciones y re-ducciones.

    Una reflexin sobre lo poltico es hoy tanto ms oportuna cuan-to que, pese a lo evidente de su necesidad, choca con el obstculo deun extendido y consolidado escepticismo, un escepticismo que se

    11

  • 12

    Rafael Agapito

    sustenta en parte en actitudes subjetivas de resignacin o cinismorespecto de la posibilidad de disciplinar el poder que opera en la po-ltica, pero que tiene tambin su base en una concepcin reductorade la poltica como mera estrategia para imponer objetivos prefija-dos, quedando en suspenso la cuestin de cmo pueden y deben de-finirse stos en el marco de una constitucin democrtica. El crcu-lo se cierra cuando se considera esta reflexin como algo superfluo,porque se entiende que los mecanismos de control judicial a poste-riori constituyen una va suficiente para revisar los resultados de laactividad poltica'.

    Es claro que la actividad de control que ejerce el Tribunal Cons-titucional puede influir de modo sustancial en la prctica poltica atravs de la definicin y control del cumplimiento de los requisitosconstitucionales que deben operar en la gnesis de las normas, peroello no excluya la necesidad de apoyar la interpretacin de la Cons-titucin a este respecto en una comprensin de la poltica que seadece plenamente y sin contradicciones a la lgica del Estadoconstitucional democrtico.

    La lectura de El concepto de lo poltico de C. Schmitt ayuda a com-prender determinados aspectos nucleares de su pensamiento. Es sa-bido que, salvo en su Teora de la Constitucin, y quiz tambin en Nomos der Erde, dedicada al Derecho internacional, Schmitt no ofreceexposiciones sistemticas. Sus obras se presentan como respuestas alas cuestiones prcticas que en cada momento atraen su atencin,sin que ello implique una merma en la profundidad y extensin delos conocimientos tericos y jurdicos que aduce en cada caso. Yhay que reconocer una muestra de notable lucidez intelectual en sumanera de huir de construcciones abstractas y de atenerse al carc-ter histrico del objeto sobre el que ha de operar el Derecho consti-tucional.

    El conjunto de su obra permite sin embargo advertir la existen-cia de una serie de presupuestos que subyacen a todo su pensamien-to. El concepto de lo poltico ocupa en este sentido una posicin central,ya que ofrece una exposicin singularmente clara de los mismos.No slo es una muestra fehaciente de la agudeza con que su autordetecta problemas an hoy actuales y dignos de ser tenidos en cuen-

    1 Cfr. los comentarios de M. Garca Pelayo, en su Estado de Partidor, sobre laconstatacin de que en l el principio de la separacin de poderes se contrae a ase-gurar la independencia del poder juficial.

  • Introduccin

    13

    ta, sino que en este escrito se puede rastrear el origen de las ms sig-nificativas reducciones que su pensamiento aplica al terreno de lapoltica y del Derecho constitucional.

    1

    El concepto histrico constitucional de El conceptode lo poltico

    Para comprender el concepto de lo poltico que proponeSchmitt es indispensable referirse al contexto histrico del que naceesta obra, por ms que sus anlisis no se limitan a l. Precisamentelo caracterstico del pensamiento de Schmitt es que sus respuestas seformulan desde perspectivas que representan una sustancial am-pliacin de la tradicin histrico constitucional alemana, y que en-tre otras cosas incorporan ideas procedentes del pensamiento y elconstitucionalismo franceses. Dentro de ese contexto tienen espe-cial relevancia su comprensin de las razones de la crisis del modeloconstitucional alemn heredado del xix, su crtica a la insuficienciadel enfoque y las categoras jurdico-constitucionales del positivis-mo jurdico, y finalmente su respuesta al dficit de autoridad delEstado que se plantea a lo largo de la historia de la Repblica deWeimar.

    1.

    El punto de partida del planteamiento de C. Schmitt loconstituye la crisis del modelo constitucional que se construye en Alema-nia a partir del fracaso de la revolucin del 48. Para Schmitt nopuede sostenerse ya la figura del Estado dual que pretende conciliarel principio monrquico con una representacin parlamentaria concompetencias limitadas. La figura del Estado de Derecho, decuo alemn, que reposa sobre un control de la funcin ejecutivapor medio de los tribunales y sobre la exigencia de reserva de leypara unas determinadas materias, no constituye ya una respuestaadecuada y suficiente para un nexo social que se organiza desdeel sufragio universal y desde el consiguiente complejo pluralismode grupos. Schmitt no cree que en las nuevas circunstancias el Es-tado pueda tener otra justificacin plausible que la del principio demo-crtico.

    Las razones que avalan esta opcin de Schmitt proceden en par-

  • 14

    Rafael Agapito

    te de su interpretacin de la historia de los ltimos siglos de Europacomo un proceso de secularizacin2, de resultas del cual la justifica-cin del Estado no puede apoyarse ya en una legitimacin sacral delsoberano, como la que aporta el principio monrquico, sino quetiene que referirse al pueblo. No obstante el simple cambio de cir-cunstancias no constituye para Schmitt una fundamentacin sufi-ciente de la opcin en favor del principio democrtico, ya que lasrazones meramente histricas son, desde la perspectiva del propioSchmitt, algo condicionado, cambiante, inseguro. En ltimo extre-mo no podran fundar con firmeza y claridad un Estado.

    La razn ltima de esa opcin tendra que buscarse en el recha-zo de Schmitt de toda idea de pacto como sustrato o soporte del Es-tado, un rechazo que afecta tanto al pacto implcito en la tradicindualista anterior como al compromiso constituyente que subyace ala Constitucin de Weimar. El modelo dual del Estado se basa paraSchmitt en la falta de compromiso de la burguesa, que ha preferidoaceptar la tutela del monarca, apoyado en la burocracia y el ejrcito,antes que asumir por s misma la tarea d